Master Chef de pacotilla

Master Chef de pacotilla

En la foto Josechu Letón y Francisco Rupto acompañados por Paula Clá

Ahora que están tan de moda esos programa-concurso sobre cocina, hay quién animado por lo que en ellos ve, se planta el delantal, se pone el gorro de cocinero, eso sí, sin quitarse el cigarro de la comisura de los labios, (cuanto más a punto de caer en la olla, mejor) y se dedica a preparar su guiso estrella

No es el mejor, pero es el único que sabe hacer, ese “lo borda” a base de prepararlo una y otra vez.

Es como en aquella canción de Riki lópez, “El Menú del Bar Rambo“, dónde el menú del día era siempre el mismo todos los días;

-“De primero, sopa de…, de segundo, patatas con…

Riki-López

Por si alguno de vosotros quiere ponerlo en práctica, (aunque no lo recomiendo), pasaré a daros la receta infalible para conseguir una indigesta comida-merienda-cena (que es tan perfecta que se puede tomar a cualquier hora, incluso hasta para desayunar).

Prepararemos antes de nada un caldo turbio en el que se cocinará el guiso y a continuación nos centraremos en el plato principal, una comida cuanto más pesada, grasienta y capaz de ensuciar al comensal por dentro y por fuera, mejor.

Parafraseando a Los Nikis y su “Fiesta Medieval“;

“Comeremos con las manos, comeremos con los dedos, no habrá servilletas ni servilleteros…”

Lo ideal, dado el trabajo que conlleva, es hacer esta receta para cuatro o cinco comensales, que tengan buen tiro, y que no sean escrupulosos, (que no tengan escrúpulos, vamos)…

Para preparar esta bomba culinaria, necesitaremos algún pardillo que nos sirva de plato principal, puede ser uno o varios, y si tienen algo de “peso” mejor… hay que buscar bien el objetivo y procurar por todos los medios que acabe en la mesa con una manzana en la boca, una ramita de perejil en el trasero y bien doradito, para que brille y llame la atención (eso es lo más importante, para que quienes rodeen a los comensales sepan que se lo están merendando).

Mister_x

Necesitaremos también 500 gramos de desvergüenza en grano, 300 gramos de mentiras, nos puede servir cualquier cosa para rellenar al incauto a quién se va a freír, por ejemplo que un día se le pilló con el dedo en la nariz, y que disimuladamente pegó el “regalito” debajo de la silla…, que una vez se tiró un pedo en misa…, en fin, cualquier cosa vale, pero tiene que tener mucha masa, ser un poco escatológico, y tener una pizca de verdad, solo un poco, lo justo para dar “consistencia“.

Es importante contar con un ayudante de cocina, alguien que atestigüe las mentiras, (por ejemplo que lo del pedo en misa se sabe porque fulanito que estaba en el banco de atrás lo masticó y aún hoy lo sigue rumiando)…

Es indispensable una tacita de indignación llena hasta el borde, (si no se tiene a mano, que será lo más normal, se puede inventar) y un vasito de vino, de los de chupito…, si no tenemos vino nos valdrá bourbon, whisky, o lo que podamos encontrar en los floreros y los ceniceros del comedor.

Preparación:

Se mezclan en una olla el vasito de vino, con la taza de indignación, se remueve (mejor si la olla es de esas de hierro, está sucia y oxidada), y se pone al fuego, bajito… Esto hará que los vapores del alcohol eleven la indignación y llenen la cocina de un ambiente denso, que al propagarse al comedor, conseguirá que los comensales comiencen a producir bilis y jugos gástricos, ya que los necesitarán en grandes cantidades, si alguno comienza a salibar en exceso, al estilo de los Perros de Pavlov, habrá que sacarlo unos minutos a la calle para que se airee.

A continuación amasaremos las mentiras y las estiraremos para enrollarlas sobre sí mismas como un tubo, de forma que queden huecas y abulten mucho, para que parezcan grandes verdades. Para afianzar el sabor a “verdad de la buena” las rellenaremos con una pizca de verdad que encontremos por ahí, (vale cualquier cosa cierta, aunque no tenga nada que ver con el incauto o también podemos hacer una falsa adulación, ensalzando algún valor que se le reconoce por todos). Des estas mentiras en forma de rollo, hacemos varias, tantas como los comensales estén dispuestos a tragar.

Se añaden a la olla y se deja a fuego lento, manteniendo el “chup-chup” a costa de ir añadiendo la desvergüenza en grano poco a poco, no toda de golpe para que el sabor no la delate, (mucha desvergüenza podría arruinar el guiso).

Se deja así varias horas, (a gusto del cocinero), para luego ir avivando el fuego progresivamente hasta conseguir que el olor nauseabundo y pestilente, por fin atraiga al incauto o incautos que será nuestro plato único… (para cuatro personas, con uno basta, que si no puede resultar indigesto).

Una vez añadido el incauto pardillo (que ya debemos haber elegido previamente), se rellena con las medias verdades que preparamos antes, y se le unta bien con la indignación, (si la indignación ha perdido “cuerpo“, podemos añadir más vino, whisky o lo que sea)…

Se tapa la olla y se deja reposar, no mucho, solo un poco.

Después se vuelca el contenido en una fuente, se añade la manzana a la boca del cocinado y se le coloca la ramita de perejil, se decora con guindas a modo de guarnición gráfica y se sirve en la mesa, (a ser posible cuadrada, como la de “Monty Python“).

07-knights

De postre fruta del tiempo, melón es lo más indicado.

Para acabar la sobremesa serviremos ocho o diez chupitos necesarios para digerir todo esto, tanto da que sean de whisky, vodka o licor café.

Como la digestión mantendrá satisfechos a los comensales unos días, tenemos tiempo de preparar de nuevo este menú, pero es recomendable, para no cansar, elegir un nuevo incauto al que hincar el diente, a no ser que aún nos queden sobras del anterior. En ese caso siempre podemos hacer croquetas, o empanadillas mentales.

Bon apettit.

futurama_s03e22_01

73.

PD.

Que nadie juegue con casualidades, algo que en este país es muy frecuente, como todos sabemos.

Por cierto, si ha leído esto y cree que se ha perdido algo, las claves para saber de qué hablo en esta entrada están en el foro de “Asuntos Internos” de URE, en concreto pruebe a buscar; “Violando a la pepa (parte 1) y “Green Frog Leaks”.

¿Que no conoces la canción de Riki López?, vaaaargame!

Anuncios

Una respuesta to “Master Chef de pacotilla”

  1. Pues con ese menú yo no pienso ir a ese restaurante, mucho tiene que cambiar la cocina. JIJIJIJI

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: