La Radioafición en las Emergencias

Acabamos de asistir a la formación de una extensa red organizada por Radioaficionados para cubrir las primeras necesidades durante el terremoto de Nepal, que se puso en marcha casi desde el primer minuto de producirse el seísmo, gracias a que no es necesario montarla desde cero, ya que cada Aficionado dispone de su propia instalación, instalación que usa diariamente.

Es la parte más seria de esta Afición, y por otro lado pone de manifiesto la versatilidad y elasticidad de esta tecnología, que no precisa de más infraestructura que una fuente de alimentación de 12 voltios, un transceptor, (cada día más pequeños), y un dipolo simple, colgado entre dos puntos…

Aunque es recomendable, en caso de necesidad no se necesitan grandes potencias, pues, si la frecuencia está libre de ruido y de estaciones que la ocupan, es suficiente con unos pocos vatios… Anoche yo mismo realizaba un comunicado con Suiza, (más de 1400 kilómetros), utilizando 5W y una antena vertical de 4 metros de longitud, en la banda de 7MHz.

En España el asunto de las comunicaciones de emergencia dentro de las bandas de Aficionados deja mucho que desear principalmente por el desconocimiento y por el mal uso que se hace de las frecuencias reservadas al tráfico de este tipo de comunicaciones, (al margen de la red de emergencias REMER, que opera fuera del rango de estas bandas), las frecuencias reservadas por organismos internacionales como la IARU, y que nuestro Reglamento nacional nos obliga a seguir, son ocupadas sin criterio, y en casos como 7110 MHz, (banda de 40 metros), con una cerrazón preocupante.

Yo mismo he venido denunciando entre nuestro colectivo el desastroso uso que se hace de dicha frecuencia y el nivel de degradación que llega a observarse en este caso concreto, donde los ejemplos que dan muchos de quienes la usan a diario como parcela de su propiedad, están muy alejados de ser una forma correcta de usar la radio, si no más bien lo contrario;

Tomar la frecuencia como propia, operar sin decir sus indicativos durante demasiados minutos, los modos de expresarse, el trato entre las personas, o las recurrentes conversaciones fuera de tono, palabras malsonantes y los sermones políticos no deberían tener cabida en una Afición tan noble y somos nosotros mismos los que debemos autorregularnos.

Todo esto que digo tiene una razón de ser, no se trata de pedantería.

Todos sabemos, o deberíamos saber, que nuestras emisiones en las frecuencias de Aficionado son públicas y que siempre hay personas escuchando… personas que van desde otros Aficionados, hasta curiosos en sus domicilios, e incluso, y cada vez más asiduamente, niños y jóvenes.

Cuando se es consciente de ello, es lógico que se realicen las transmisiones, que acaban entrando en las casas de los demás, como nos gustaría que los demás entraran en las nuestras; con respeto y educación.

Este mes, en la Revista Radioaficionados que edita URE, se daban las claves de por qué debemos adoptar las “recomendaciones” que se expresan en el “Plan de Bandas de la IARU REG1“, (claves que yo mismo he dado en muchas ocasiones en este blog y a través de las redes sociales y foros) y que apuntan a nuestro propio Reglamento de Estaciones de Aficionado, cuando dice que debemos regir nuestras emisiones de acuerdo a dicho Plan y a sus recomendaciones, por lo que esas “recomendaciones” pasan a ser un mandato.

Que URE haya publicado esta información (de Perogrullo, por otro lado), ha arrojado luz sobre las dudas de algunos miembros de nuestro colectivo que se resistían a abandonar esa frecuencia de 7110 MHz reservada para emergencias por el Plan de Bandas de la IARU REG1 y les ha hecho comprender un texto (el del REA), que está redactado de forma clara.

Aún así, quedan todavía un puñado de obcecados, que se empeñan en “resistir“, sin darse cuenta de que hacen un mal innecesario a todo el colectivo y han pasado del recurso de alegar que lo que dice la IARU es una recomendación” a “no dejo la frecuencia libre porque no me da la gana“.

No cuesta nada utilizar otras frecuencias, y resulta absurdo permanecer en cualquiera de ellas como si fuese nuestra emisora de radio privada, (a la que además ponemos un nombre rimbombante; “La Rueda de la Simpatía“), cuando no hace mucho se gastó una ingente cantidad de dinero para ampliar precisamente la banda de 40 metros de 7100 a 7200 MHz.

Se que es otra perogrullada, pero habría que recordar a nuestros simpáticos amigos, que las bandas de Aficionado y sus frecuencias, (sean las que sean), pertenecen a todo el colectivo, no a un puñado de amiguetes.

A veces las reacciones humanas carecen de sentido común, y son un reflejo de nuestro propio egoísmo y prepotencia…

Recuerdo lo que pasó el día del reciente terremoto de Albacete en la frecuencia de emergencia (7110MHz) cuando a mi razonamiento de dejar dicha frecuencia libre, uno de quienes asiduamente la ocupan contestó; “¿Pa quééé?, ¿pa quééé?” y luego decía que era ridículo usar la radio para catástrofes, que “para eso ya hay móviles“…

Si a esto le sumamos aquellos que caen en la bajeza del insulto personal cuando no pueden esgrimir razonamientos válidos, el espectáculo se convierte en patético.

Menos mal que hay quién se preocupa por la salud de la Radioafición, y se toman este hobby como algo serio.

Esta semana colectivos de Radioaficionados firmaban un importante convenio con la Generalitat de Catalunya, todo sea por el reconocimiento de nuestra querida Afición, 73…

“Las principales asociaciones catalanas de radioaficionados firman un convenio con los departamentos de Interior y de Empresa i Ocupaciò para poner su red de estaciones y personas a disposición de los cuerpos de emergencia en caso de afectación significativa de los servicios de telecomunicaciones del país”.

“El convenio firmado tiene por objeto la colaboración entre el Departament d’Interior, a través de la Direcciò General de Protecciò Civil (DGPC); el Departament d’Empresa i Ocupaciò, a través de la Direcciò General de Telecomunicacions i Societat de la Informaciò (DGSTI), y las principales asociaciones de radioaficionados catalanes con el fin de contar con una red de estaciones y personas radioaficionadas que puedan ponerse a disposición de la DGPC en aquellas situaciones de grave riesgo colectivo, de catástrofes i de calamidades públicas que puedan hacer caer las redes de telecomunicaciones de Cataluña, en espacial la telefonía y la red RESCAT (red de telecomunicaciones de emergencia de la Generalitat de Catalunya)”.

NOTICIA COMPLETA:

http://www.ure.es/noticias/2575-los-radioaficionados-catalanes-colaboraran-con-la-generalitat-en-casos-de-emergencia.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: