Por qué funciona el QRP

La práctica de la operación en QRP (baja potencia), depende de varios factores para ser exitosa. El principal es el nivel de “sordera” que tenga la estación que recibe… si su suelo de ruido es de S-8, no escuchará una voz que le llegue S-5la oirá, pero no la entenderá y lo mismo ocurrirá si el operador que recibe al QRP por encima de su nivel de ruido, no tiene un oído entrenado ni la habilidad necesaria para manejar las herramientas que le ofrece su receptor.

Por otro lado tenemos que contar con la excelencia en la operación de la estación QRP, pues debe ser excrupuloso con el uso del Código Fonético y pulir sus habilidades para llamar en el momento preciso (cuando el resto del pile-up calla), algo que no es fácil, pero le hará cada vez un mejor y más eficiente Radioaficionado.

En definitiva, para que una operación QRP sea satisfactoria, todos estos factores cuentan; nivel de QRM, nivel de excelencia del operador QRP, y nivel de experiencia, conocimiento y habilidad a la hora de manejar su receptor por parte del operador de la estación que recibe.

Debido a que para recibir (y comprender), a una estación QRP en fonía se depende de la actitud y aptitud de los demás, en las actividades DX y de los diferentes diplomas domésticos e internacionales, es tan importante que el operador de tal o cual actividad sea riguroso y tenga la suficiente autoridad para mantener en silencio al pile-up y hacerse respetar por este, cuando las circunstancias (y atender a un QRP lo es), lo requieren.

No mantener el Pile Up a raya, resulta un caos.

Durante el Curso de Radioaficionado que impartí recientemente en mi Radio Club, del que ya han salido nuevos Aficionados, hice hincapié en un importante concepto a tener en cuenta cuando operamos una estación de Radioaficiónado.

La relación entre la potencia radiada o transmitida, y el nivel de señal recibida en el S-Meter.

Y es que, es necesaro aplicar el doble de la potencia inicial, para conseguir subir una escala en el medidor de nuestro corresponsal. Es decir; si trabajamos con 100w, y entregamos a la otra estación S-5, deberíamos aplicar 200 para que esta percibiera S-7, y el cuádruple (400w), para un S-9.

Esto también es aplicable a la inversa; (dice Cliff, N4CCB), que suponiendo que entreguemos un 9+20db aplicando 1600w (en España no podríamos, pues en HF solo se permite el uso de 1000w como máximo), en las mismas circunstancias con solo 400w estaríamos subiendo el nivel por encima de 9+10, con 100w entregaríamos más de 9+5, con solo 25w el S-Meter del corresponsal marcaría S-9, con 6w marcaría S-8, y con apenas medio vatio (1.5w), recibiría un 7

Si la otra estación tiene un nivel de ruido en torno a S-5 (algo muy habitual), no tendría problema alguno para escucharnos, a no ser que se tratara de una DXpedition con un fuerte pile-up, pero hasta en esos casos los operadores de estos DX dan paso a estaciones QRP (que por supuesto escuchan, solo que más bajo).

“Lamentablemente -dice Cliff- muchos Aficionados no están familiarizados con este tema y creen falsamente que solo comprando un amplificador de 1000w consigue que su señal sea clara”

Cliff pone algunos ejemplos demoledores que demuestran lo que muchos ya sabemos, que la intensidad recibida es logarítmica y no lineal.

Dice que la marca AMERITRON vende muchas más unidades de su amplificador de 1500w que del modelo de 600w (bastante más barato), y que en la publicidad de este último el fabricante admite a las claras que la diferencia entre ambos son solo 4db y que “Nadie notará” que es un modelo “inferior”.

Se detiene N4CCB en un ejemplo que también comentamos en nuestras clases; los dos modelos del Kenwood 480… uno de ellos (TS480HX), se suministra con una doble etapa de potencia capaz de entregar 200w, a costa de sacrificar el acoplador automático del TS480SAT, que además de entregar en igualdad de condiciones solo una unidad de señal menos que el HX, lo convierte en un fantástico y versátil equipo. ¿Usted de verdad sacrificaría el ATU por una unidad de S-Meter más?…

En el clip (que está en inglés, pero se entiende perfectamente con solo mirar los gráficos y saber sumar y restar), Cliff hace apología del QRP, una forma excitante de realizar comunicados y obtener resultados, que sin duda son más meritorios y tienen un sabor a Radioafición mucho más intensos que los obtenidos a golpe de vatios y talonario.

Si le ha gustado esta entrada, comparta.

73 de EC1DJ

Algunos ejemplos de mi cosecha, trabajando QRP en SSB:

QRP con 1W, 40 metros (portable).

Entrando en pile-up 40 metros, 5w QRP.

5.000 KM en QRP 5W, 15 metros, antena de CB.

10.300 Km QRP 5W, 10 metros, antena de CB.

Puerto Rico, 40mts, antena de CB, 5w.

Anuncios

Manejo de equipos

La mayoría de Radioaficionados tienen los controles de nivel de sus equipos al máximo, girados totalmente a la derecha y casi pegados con Loctite…

No solo ocurre con el nivel de potencia (que en muchos casos se usa además conjuntamente con un amplificador extra incluso cuando este no es necesario ni justificable), si no que el control de RF de nuestros equipos también se encuentra siempre a su nivel máximo.

En el caso del mando que regula la Ganancia de RF es lógico trabajar con él abierto al máximo, pues de este modo hacemos que nuestro equipo reciba un gran caudal de audio de Radio Frecuencia obteniendo así una lectura de las señales recibidas en concordancia a la ganancia de nuestra antena y la sensibilidad del transceptor.

Pero ¿por qué los equipos incorporan este control olvidado por la mayoría?, ¿sirve para algo cerrarlo?.

La respuesta es que sí.

Los equipos incorporan este “grifo” para que actuando sobre él podamos reducir el nivel de RF corrigiendo así la distorsión de las señales fuertes.

Además en condiciones en las que no escuchamos una señal débil porque la recibimos enmascarada con el ruido, podemos, actuando sobre este mando de control llamado RF Gain, reducir ese ruido lo suficiente como para que distinguir la señal modulada, que ciertamente escucharemos muy tenue, sí, pero que significará la diferencia necesaria que haga posible comprender el mensaje.

En este pequeño clip, se aprecia como al principio el ruido no permite recibir a la estación (EA8DEC), y al actuar sobre el mando RF (y los distintos filtros de RX que incorporan incluso los equipos más antiguos), es posible realizar un QSO, que de otra forma sería imposible.

El equipo utilizado es un Kenwood TS930S, y se operó actuando sobre el control de ganancia de recepción (RF Gain), el filtro NOTCH y el mando SSB SLOPE TUNE (variación de la frecuencia de tono agudo y grave).

Controles de NOTCH, RF Gain y SSB SLOPE TUNE de un Kenwood TS930S

Espero que sirva de ayuda para sus operaciones como Radioaficionado.

Escúchelo a continuación pinchando en el enlace de abajo, y si lo desea, puede dejarme un mensaje.

73 de EC1DJ.

Audio: